FANDOM


Kago

Kagokura Kiuta

La sección dada a la personaje de Naruteros Rol, Kagokura Kiuta, Hokage

HistoriaEditar

Vivía feliz en su pequeño mundo con sus padres. Una niña pequeña que aprendía jutsus con la ayuda de sus padres. Quería ser la mejor kunoichi de las Cinco GRandes Naciones Ninjas. Hasta que un día todo cambió.

-Mamá, papá-gritó mientras vio como un extraño hombre se abanlanzaba sobre su cama. En ese momento sus padres entraron en su habitación y como un rayo la sacaron de la casa y aterrizaron en el patio de su jardín. Una onda de chakra estuvo a punto de alcanzarlos. Sus padres estaban preocupados y se miraron seriamente dirante unos segundos.

-Tienes que irte lejos de aquñi con ella, sabes que tenemos que protegerla, es demasiado pequeña para dominar sus poeres-dijo aquel hombre de pelo rubio y ojos azules.

-No puedo dejarte solo, lo mataremos juntos, sino tu también morirás. No quiero dejar a mi hija sin un padre-respondió la mujer de pelo castaño.

-Y yo yampoco sin los dos si no te vas. ¡Corre!-le urgió mientras hacía unos sellos y un poderoso Chidori se formaba en su mano. Pero no le dio tiempo de levantar la mirada cuando algo le traspasó su cuerpo. Su madre la puso en el suelo y le besó la frente, después de un largo tiempo su madre también cayó al suelo.

-¡Nooooooo!-gritó la niña.

-Kagokura corre, hija, corre-decía su madre con su último aliento tosiendo sangre.

La morena se quedó donde estaba viendo como su madre caía al suelo con los ojos abiertos y llenos de tristeza, su padre tendido en el suelo en un charco de sangre que se juntaba lentamente con el de su madre. Una enorme furia se despertó en ella y unos ojos violetas con un águila en vez de la pupila, unos extraños dibujos alrededor del ave y unas venas sobre sobresaliendo alrededor de ellos se formó en su cara.

-Bien, la Villa Oculta del Sonido por fin tendrá el poder que se merece-empezó a susurrar ese hombre-. ¡¡¡Enséñame todo tu poder niña!!!

Su risa escalofriante se apagó lentamente al ver que el vivo color violeta de los ojos de Kagokura se transformaban lentamente en un rojo, el rojo de la sangre.

-Vas a morir-susurró la niña sin ninguna pizca de sentimiento en la voz.

-Así que piensas que puedes conmigo, que tonta. Tus ojos serán míos-se lanzó sobre ella a la vez que sus ojos también se volvían rojos.

-El máximo nivel del Sharingan-se rió sin sentirlo Kagokura-. El idiota eres tú.

Cuando el extraño hombre de ojos rojos estaba a punto de tocarla levantó la mano y con solo unas palabras lo mandó a varios metros de distancia. Su velocidad era impresionante, su fuerza brutal. Sus manos realizaron los sellos necesarios y una gran extensión de tierra fue destruída. Después, nada. Solo oscuridad.

Cuando se despertó lo único que encontró fue un lugar devastado. El cuerpo de su asesino desaparecido, no sabía si había muerto o no. Solo tenía ojos para los cuerpos fríos de sus padres. No lloró cuando les cavó una tumba y los enterró.

Varios años más tarde...

Recordaba aquel suceso con gran claridad. La gente que la veía notaba el halo oscuro que tenía a su alrededor. Le daba igual. Cuando habían muerto sus padres había enterrado con ellos sus sentimientos. Ahora era una mujer fría, insensible y que provocaba el miedo allí por donde pasaba.

Entró en la Villa Oculta de la Hoja y se dirigió directamente hacia el despacho del Hokage. Se ahorraba las molesstias de los aldeanos de ir a contar que una extraña mujer de ojos rojos estaba a punto de matar a un hombre que la había molestado. Entró sin llamar y el Hokage levantó la mirada despacio. Kagokura se quitó la capuca y dejó al descubierto sus ojos rojos. El Hokage se levantó de la silla de un salto y mandó fuera a los Anbus que rodearon a la mujer en un segundo.

-Verás me parece muy aburrido esto, ¿nos sentamos y charlamos sobre mis preciosos ojos?-se rió con frialdad mientras el Hokage se sentaba y asentía a la vez que sacaba un rollo con un raro sello de un águila y se lo entregaba-. Por fin, respuestas-sonrió provocando escalofríos en el Hokage-, vamos a divertirnos mucho.

Al cabo de unos años está se caso y vivío feliz hasta el golpe de estado donde se convirtió en Hokage. En su tiempo luchó contra enemigos de alto nivel, Pein Uzumaki (Akatsuki), Storm Uchiha (Raikage) y otros kages en los cuales venció.

En el tiempo de guerra está dió su parte cuando los clones de Pein Uzumaki invadieron Konoha y junto al Amekage los destruyo sin piedad, ahí su parte de la guerra quedo nula exceptuando una reúnion Kage donde le coloco un sello que los salvaría en la guerra a casi todos los Kages presentes.

RasgosEditar

Es una Joven de 1,66 de tez clara como la de Sakura, ojos castaños oscuro y brillantes, delgada, melena castaña y larga que le llega hasta 2 ó 3 centímetros más larga a partir de los hombros. De una gran belleza y agilidad.

Su ropa es un vestido de color marrón sin mangas que le llega hasta la mitad de los muslos y unos guantes que le llegan hasta los codos.


Piensa que lo más importante es la familia aún cuando perdió a la suya por su culpa. Tiene encerrado en su interior unos sentimientos de culpa, de dolor y de venganza enormes porque sus padres hubieran muerto por salvarla. Sus compañeros son también muy importantes, aunque no lo muestre.

Es fría y no muestra sus sentimientos ante nadie. A veces puede parecer muy insensible y produce el temor a todos los que mire con sus extraños ojos rojos que deberían ser violetas. Pero daría su vida por los que ama.